• Facebook Anfibia
  • Twitter Anfibia
  • YouTube Anfibia
  • RSS Anfibia
  • Pinterest Anfibia
Portada  /  Crónicas  /  Crónica
Martes 04 de Septiembre de 2012

Toda violencia se paga

En Ingeniero Budge, un barrio caliente del conurbano bonarense, la ley del ojo por ojo se complementa con formas de violencia encadenadas. Desde hace 3 años el sociólogo Javier Auyero, acompañado por Fernanda Berti, una maestra de escuela primaria, indagan en las nuevas formas de la violencia urbana y cuestionan la idea de un supuesto acostumbramiento de los jóvenes al crimen. Una nota anfibia que mezcla la teoría académica con testimonios e historias desde adentro del barrio: agresiones criminales, domésticas y sexuales.Un adelanto del libro que prepara el académico argentino radicado en Estados Unidos.

En una escuela primaria de Ingeniero Budge, en la ribera del Riachuelo, a metros de la Capital Federal, Chaco colorea una nueva versión su dibujo favorito: un pibe chorro. La ilustración mezcla el cómic japonés con estética del conurbano bonaerense: el chico, de mirada desafiante, remera a rayas y pantalones rotos, lleva un revólver en la mano izquierda.
“Esta es una 22,” le muestra Chaco a la maestra. A los 13 años ya sabe distinguir entre una 9, una 22, una 38 y una 45. “Son muy distintas. Mi tío tiene una 22. Yo  a veces voy con él, cuando sale a afanar. Voy de campana ¿Te conté que a mi otro tío lo mató la policía? Estaba robando un colectivo”.
A pesar de que su nivel de aprendizaje sea el de un niño de cuarto grado, a fin de año Chaco recibirá el certificado de primaria completa. Pasa los días en la escuela escuchando música  en el celular. McCaco es su grupo favorito: Aunque digan que soy, Negro cumbiero donde voy, le doy gracias a Dios, por estar dónde estoy. Y voy a seguir bien fumanchao, y con mis ojos colorao, con los pibe en todos lado, porque ellos a mi me han dado...
Chaco, sus cuatros hermanos y la mamá viven en una casa de ladrillos a la vista y techos de chapa. Allí comparte un pequeño cuarto con los hermanos. Tatiana, la mamá, trabaja de empleada doméstica en la Capital Federal. De lunes a sábado, sale muy temprano, antes de que Chaco se levante para ir a la escuela; regresa alrededor de las nueve de la noche, poco antes de que Chaco se acueste. Con el sueldo de empleada doméstica, sumado a un programa social del gobierno, llega con lo justo a fin de mes.
El de Chaco es un mundo de carencias materiales y afectivas, y también un universo en el que la violencia interpersonal se hace presente con intermitente pero brutal frecuencia. No sólo en su barrio donde, según él, “son todos transas, se cagan a tiros todos los días,” sino en su hogar.
“Yo lo quiero ver muerto,” dice Chaco sobre su papá. “En casa falta todo, y él no hace nada. Duerme todo el día. Chupa un montón. Y encima se pelea con mi vieja”. Tatiana sufrió más de una vez la furia alcoholizada de su pareja. “La última vez casi la mata,” dice Chaco. Una vecina de la familia de Chaco describe una gresca doméstica: “El tipo la arrastró de los pelos por la calle, y la puteaba a los gritos. Por suerte la salvó un vecino. Ella tuvo mala suerte. Le cocina, le lava la ropa, y él es un vago. Dice que es remisero pero no hace nada”.
Chaco recuerda a la perfección la última vez que vio a su padre: “Desde que lo corrió con la cuchilla, él no apareció más. Es mejor que no vuelva nunca más”.
El turbulento mundo en el que Chaco vive y crece quizás explique sus amenazas reiteradas a los compañeros de clase: “Te voy a cagar a tiros,” “Te voy a pegar un tiro en la cabeza”, les grita simulando tener un revolver en sus manos. Quizás también sirva para entender el destino que él cree tener, un futuro similar al de los pibes chorros que dibuja: “Seño -le dice a su maestra- un día me vas a ver en la tele. Voy a robar un banco y me van a cagar a tiros. Me vas a ver, me va a matar la policía”. 

 

La de Chaco no es una historia aislada. Es una de las tantas que registramos durante los últimos tres años de trabajo de campo en la “zona caliente” del sur del conurbano bonaerense, un lugar donde distintas formas de violencia azotan la vida cotidiana de los sectores más bajos de la escala socio-simbólica. Como en la vida de Chaco, estos distintos tipos de violencia (criminal, doméstica, íntima, callejera) se relacionan unos a otros, y aparecen, para quienes son sus principales victimas, como una suerte de cadena que circunda, y pone en riesgo, a diario sus vidas.

La ley de la(s) violencia(s)
No habíamos comenzado nuestro trabajo de campo con la intención de estudiar la violencia en la zona. Queríamos replicar un estudio que uno de nosotros había llevado a cabo en un barrio altamente contaminado, Villa Inflamable. Nos interesaba saber cómo se experimentaba la contaminación cuando sus fuentes no eran tan visibles como en el barrio adyacente al polo petroquímico de Dock Sud. A las pocas semanas de comenzar nuestro trabajo de investigación, los alumnos de la escuela con quienes empezábamos a conversar nos traían, junto a historias “tóxicas” (los basurales a cielo abierto, las ratas que merodeaban por su hogar, el agua con sabor a aceite, etc.), relatos de asesinatos, violaciones, tiroteos, peleas domésticas. Cuando les pedimos que dibujaran lo que les gustaba y lo que les disgustaba del barrio, nos devolvían dibujos como los que ilustran esta nota.
El centro de nuestro trabajo se fue modificando lentamente; no sabíamos cómo aproximarnos al fenómeno. Estábamos, por decirlo de alguna manera, atónitos frente a tantas violencias. Nuestros registros diarios iban en paralelo a nuestras lecturas – lecturas que, tanto en sociología como en psicología, suelen tratar a las distintas formas de violencia (doméstica, sexual, criminal, etc.) como fenómenos distintos y disociados. Fue así que, al comienzo, intentábamos entender una disputa dentro del hogar como algo separado de, por ejemplo, un tiroteo entre vendedores de paco (existen muy buenas razones intelectuales para preservar esa distinción analítica entre ambos fenómenos).
El caso de una niña –Samanta- a la que un vecino quiso violar y luego fue linchado nos alertó sobre las posibles conexiones entre formas de agresión que, en nuestras notas, aparecían disgregadas. Un día, uno de nosotros registró la siguiente nota:
Al iniciarse el día (20 de agosto de 2009), Victor (9 años) me cuenta que ayer ‘mataron a un pibe’ cerca de su casa. ‘Era un banda de chorros, o por ahí eran transas’. Otra alumna interrumpe el relato y dice que ella ‘estaba en la vereda’ y también escuchó los tiros. Entre asustada y conmovida por el relato, les pido que ‘tengan cuidado’.Victor y Samanta responden: ‘Estamos acostumbrados’”.

Continúa en la página 2

Páginas
Anfibia
Universidad Nacional de San Martín