Después de El crimen del padre Amaro y Revolutionary Road, ¿quién recuerda una película masiva en la que la chica aborte? Este 8M llega a nuestros cines Invisible, de Pablo Giorgelli. Es la historia de una adolescente que afronta, y sola, un embarazo no planificado ni deseado. Mora Arenillas (18), su protagonista, cuenta cómo la atraviesa lo que le tocó vivir a Eloisa, su personaje.



Eloísa fue mi costado oscuro (o claro) durante las cinco semanas que duró el rodaje, diez horas por día. Cuando me iba a dormir ella seguía presente adentro mío. Me provocó una especie de hermosa personalidad múltiple temporal. Sentí el acompañamiento constante de esa muchacha embarazada a la que sigo queriendo profundamente.

invisible_mora_caja_02

 

Mi personaje tiene 17 años, vive en un monoblock de La Boca. Está en 5to. año y sale a trabajar porque su mamá está con una depresión severa. Eli trabaja en una veterinaria y empieza a tener relaciones con Raúl, un tipo de ahí que es como su amante, no es su novio. ¡No voy a contar cómo llega a la situación de aborto para no spoilear! Pero sí que ella toma la decisión condicionada por su contexto. Tiene una sola amiga que la acompaña hasta ahí, en estos casos la decisión final es tuya, y es muy personal. Claramente las mujeres en ese momento necesitan todo el

acompañamiento del mundo, pero siempre provoca mucha soledad.

***

invisible_mora_der-03

 

Hubo cosas de la película que desde un principio me llamaron la atención. El hecho de que Invisible anhele contar una historia cercana a situaciones que todas conocemos, como la mente de Eli pensando constantemente en ese conflicto enorme -el embarazo adolescente- mientras hace cosas de todos los días como ir al colegio, a laburar, a un boliche. La película es un relato crudo, sin música, con poco diálogo, y sin embargo quien la ve siente que no falta nada, que ninguno de esos recursos son realmente necesarios.

 

Está todo ahí, escrito en un lenguaje diferente.

 

No hay mucho diálogo porque ella está atravesada por algo que quiere decir y no puede. No puede contar: “Estoy embarazada”.

 

invisible_mora_izq_04

 

Invisible nació de la cabeza de Pablo Giorgelli. Él y María Laura Gargarella escribieron el guión, construyeron ese universo sin color y sin música, con escenas en la intimidad de una cocina, entre bolsas de plástico del supermercado chino y fideos, morfi, porque hay mucha comida. A partir de este punto de partida comienza a idearse el personaje que yo luego llegaría a conocer, a darle forma y a abrazar hasta por su defecto más insólito.

* * *

Invisible habla del aborto, sin dudas un tema necesario. Pero espero que la persona que pague la entrada para verla entienda, además, que habla de la soledad de una persona en una situación tan compleja, y que la transita como puede.

 

¿Es importante hablar del aborto? Claramente, sí. Y es increíble la cantidad de adolescentes madres que se contactaron conmigo en el último tiempo. Cuando la película estrenó en Brasil hubo un gran movimiento porque es lo que pasa allá es parecido a la situación de la Argentina.

invisible_mora_caja_02-1 

Aprendí lo que siente una mujer oprimida por la sociedad en carne propia. Aprendí a hacerme una con Eloísa, a actuar con gestos mínimos, a trabajar dando y recibiendo conocimiento. Me puse en contacto con una historia que cuenta hechos crudamente verosímiles, no solo para la adolescente que toma la decisión de tener un hijo o abortar, sino también para la persona que alguna vez se ha sentido sola en este mundo inmerso.

* * *

 invisible_mora_der_06

Siempre fui feminista. Bah, siempre. No creo que nadie nazca feminista, ¡espero que sí! A mí me interesa todo esto desde mis 13, cuando empezó a surgir el Ni Una Menos. Me interesó lo de la vestimenta de la mujer y que ninguna otra persona puede decirte qué ponerte. Pensar el piropo como acoso callejero también me parece un concepto interesante. Y el tema del aborto ya me resultaba algo súper fuerte, sobre todo por estar ligado a la posibilidad de elegir, de decidir de una mujer. Las historias de mujeres abortando siempre me conmovieron, y tener que representar a una de ellas fue muy fuerte.

 

 

Invisible comenzó siendo un detalle en el día. Fue un día que había empezado con la castinera diciéndome: “Hola, qué tal, en el estudio hay una peli en la que podés tirar suerte”. Como actriz, una la mayoría de las veces sale del casting sin expectativa, o al menos a mí me parece apropiado manejarme así. De esta manera una casi no espera nada, no hay ni tensa espera ni fracaso inesperado. Me hicieron un par de preguntas sobre mi formación y ta, todo tranquilo. De esta manera se fue dando un proceso que no imaginaba ni de cerca ni desde ningún otro ángulo imaginable, perspectiva ni situación. Así arrancan muchas veces las cosas interesantes de la vida.

 

Invisible_mora_der-07

 


¿Te gustó la nota?

Suscribite al boletín de Anfibia

AUTORES

LECTURAS RELACIONADAS