El verano fue una carpa sin gemidos