Como un pelícano que se tira al mar