Martín Schoor siempre quiso estudiar economía pero cuando debía ingresar a la universidad, en los años 90 y en pleno auge del neoliberalismo, un consejo de su madre hizo que se anote en sociología. De ella y de su padre heredó la pasión por la docencia y en FLACSO, junto a quien fue su primer maestro Daniel Azpiazu, pudo unir los tres campos de interés. Siguió perfeccionándose y logró el doctorado en Ciencias Sociales y actualmente trabaja como investigador del Instituto de Altos Estudios Sociales (IDAES) de la Universidad Nacional de San Martín. Lamenta no tener demasiado tiempo para leer más literatura, pero a los libros que siempre tiene en sus manos no sólo los subraya sino que también los llena de mate, café y mate cocido. Mientras escribe sus investigaciones lo acompaña Lupe, su perra, pero no hay mejor forma de empezar el día que despertando a su hijo Santiago, de nueve meses, y verlo reírse a carcajadas.