¿Quién solucionará el problema de la vivienda digna?