Hacerle honor a la tragedia