¿Estamos peor que en 2001?