El oficialismo y la oposici贸n venezolanos armaron su 煤ltimo ring en medio de una crisis econ贸mica. La decisi贸n y contramarcha del Tribunal Superior de Justicia de asumir las competencias del Parlamento, de mayor铆a opositora, mostr贸 como trasfondo a una poblaci贸n indiferente, subraya el doctor en Ciencias Sociales Esteban De Gori. Con la anulaci贸n de parte de la resoluci贸n que caus贸 la 煤ltima crisis, todo vuelve al orden trabado y asediado.



I.

El chavismo naci贸 cuando Hugo Ch谩vez fue restituido a la presidencia. Cuando el paro petrolero y el intento de golpe 鈥揺n 2002- no prosperaron. Un sector de las fuerzas armadas y una ciudadan铆a movilizada pugnaron por su vuelta. Ch谩vez se present贸 ante las c谩maras con la Constituci贸n en mano y la asociaci贸n 鈥淐h谩vez, Pueblo, Democracia y Ej茅rcito鈥 se transform贸 en una f贸rmula discursiva e imaginaria que organizar铆a la din谩mica pol铆tica y las estrategias de conservaci贸n. Una mayor铆a te lleva a la presidencia con sus votos; otra mayor铆a en la calle (apoyada por el Ej茅rcito) te devuelve al palacio y quince a帽os despu茅s, como dec铆a un militante del PSUV, esa misma 鈥減uede joderte la vida y sacarte el real (dinero)鈥. 2002 es ese 鈥減unto cero del chavismo鈥 en que se elabor贸 una liturgia y una narraci贸n 鈥搎ue ser铆a acompa帽ada por importantes evidencias emp铆ricas- que hizo de 茅ste un gobierno bajo asedio (empresarial, pol铆tico, internacional, etc.). Esta condici贸n comenz贸 a integrar el vocabulario del oficialismo, de la oposici贸n y, finalmente, de toda la cultura democr谩tica.

 

venezuela_col_02

La distribuci贸n de riqueza, acompa帽ada por la bonanza petrolera y una elite opositora que se fragmentaba entre el golpismo y la opci贸n electoral, permitieron el ascenso de la mayor铆a chavista a la Asamblea Nacional. 鈥淧ese a los co帽azos (golpes) ganamos elecciones鈥, dec铆an algunos los dirigentes del PSUV. La muerte de Ch谩vez y la crisis econ贸mica 鈥搊riginada por el desplome del precio del petr贸leo- fueron metabolizando una oposici贸n m谩s decidida a representar nuevas demandas y malos humores. La oposici贸n ahora se presentaba con la Constituci贸n en la mano, 鈥渁rmaba un partido鈥 鈥揷omo deseaba el chavismo- y ganaba una elecci贸n.

 

II.

En 2015, la Mesa de la Unidad Democr谩tica logr贸 la mayor铆a en la Asamblea Nacional y el chavismo 鈥搎ue solo hab铆a sido derrotado por una 铆nfima cantidad de votos en el refer茅ndum de 2007- debi贸 trabajar con otra hip贸tesis. Un conjunto de rutinas y pron贸sticos se desplomaron. El Google maps se resete贸 solo. Ahora todos estaban 鈥渄entro鈥 de la institucionalidad. Pero Ch谩vez ya no estaba; el 鈥減ueblo鈥 ya no acompa帽aba mayoritariamente y la Constituci贸n introduc铆a pluralidades y limitantes no imaginadas en manos de otros. 鈥淓stamos en el peor de los mundos鈥, sugiri贸 una funcionaria mientras juraban los asamble铆stas.

 

Oficialismo y oposici贸n quedaron frente a frente. El conflicto comenz贸 con la supuesta ilegalidad de tres asamble铆stas electos del Estado de Amazonas. Parlamentarios, que dotaban de mayor铆a calificada al Parlamento y que pod铆an vetar o posibilitar un conjunto de leyes org谩nicas que necesitaba Maduro para superar la crisis econ贸mica. La decisi贸n de juramentarlos como asamble铆stas fue considerada como 鈥渄esacato鈥 por el chavismo e hizo una presentaci贸n frente al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). As铆 comenz贸 una din谩mica 鈥揳 veces, mediada por la tensi贸n y otras por el di谩logo coyuntural- en la que decidieron demostrarse que el otro no podr铆a lograr su cometido. Que ambos estar铆an rodeados por una 煤ltima ilegitimidad.

 

 

 

 

 

III.

Armaron un ring en el medio de la crisis econ贸mica. Se enfrentaron como fuerzas que buscaban doblegarse, m谩s que como representaciones pol铆ticas que bregaban por resolver demandas y aspiraciones. Corporativizaron los poderes del Estado y fueron desgastando la vida p煤blica y la divisi贸n de poderes. El 鈥渢erreno鈥 se fue preparando. El Ejecutivo busc贸 evitar y desconocer a la Asamblea y 茅sta castigar (presionar y destituir) al presidente. A su vez, el oficialismo fue extendiendo la suspensi贸n de las elecciones para gobernadores lo que suscit贸 mayores suspicacias. Sumado al retiro compulsivo de los billetes de 100 bol铆vares que fragiliz贸 la gesti贸n econ贸mica (Diciembre, 2016), como la reciente escasez de petr贸leo (Marzo, 2017) en un pa铆s de grandes reservas.

 

Pese a los intentos de mediaci贸n vaticana y de varios expresidentes, estos dos conglomerados se fueron 鈥渆ncerrando en su propia disputa鈥 ante una ciudadan铆a cada vez m谩s descontenta e indiferente. 鈥淯n descontento鈥, como indic贸 una soci贸loga venezolana, 鈥渜ue no suma la oposici贸n. Que es del chavismo con el gobierno.鈥 鈥淢uchos chavistas empiezan a creer que no hay opciones fuera de 茅ste, pero que la soluci贸n tampoco provendr铆a del chavismo oficial鈥.聽 Pese a la hiperideologizaci贸n discursiva, el desencanto comienza a ganar la sociedad venezolana y al sistema pol铆tico. Y solo, dentro del chavismo, parecen imaginarse opciones u alternativas al propio oficialismo y a las propuestas opositoras.

 

 

 

 

IV.

El TSJ a trav茅s de su Sentencia 156 asumi贸 las competencias parlamentarias para resolver el 鈥渄esacato鈥 de la Asamblea. Un alto funcionario del oficialismo dijo: 鈥淓stamos metidos en sendo peo (tremendo l铆o)鈥. El oficialismo cruz贸 el Rubic贸n constitucional. Dinamit贸 el di谩logo. Crey贸 que la imposici贸n de esa sentencia posibilitar铆a la aprobaci贸n de leyes orientadas a obtener pr茅stamos y reformas econ贸micas necesarias para aliviar la situaci贸n. La econom铆a pol铆tica, a veces, puede llevarse puesto todo. Esta medida judicial provoc贸 asombro y rechazo en sus propias filas. La Fiscal General de la Naci贸n 鈥揕uisa Ortega- indic贸 que se estaba ante una ruptura del orden constitucional. La sensaci贸n de que se hab铆a cruzado una l铆nea y que el costo ser铆a grand铆simo, inclusive para el propio Presidente, permaneci贸 durante horas. El da帽o estaba hecho. Maduro 鈥揳provechando la posici贸n de la Fiscal- intent贸 colocar 鈥減or arriba鈥 y busco dirimir entre dos posiciones del oficialismo. Todo ello, en un contexto de amenaza de la OEA de aplicar la Carta Democr谩tica y frente a una izquierda regional que miraba con recelo la negaci贸n de una representaci贸n parlamentaria. Esta vez, el propio campo pol铆tico del chavismo comenz贸 a crujir p煤blicamente. La rapidez fue central. Maduro 鈥渁consej贸鈥 la vuelta atr谩s al TSJ. As铆 desando un acto arbitrario que podr铆a aislarlo de propios y ajenos. Evit贸 el pronunciamiento de las Fuerzas Armadas, 鈥渢ir贸 l铆neas鈥 con algunos pa铆ses de UNASUR y volvi贸 a reconocer que el di谩logo es la 煤nica v铆a. En la calle, poco y nada. Una amiga se sacaba selfies con sus hijas en un parque caraque帽o y escrib铆a: 鈥渦n d铆a de golpe鈥, ironizando sobre los sucesos y dando cuenta de la poca movilizaci贸n que todo hab铆a suscitado.

 

venezuela_col_05

La oposici贸n, pese a la vuelta atr谩s, apuesta a capitalizar el error chavista. Creen tener 鈥渙ro en polvo鈥 entre manos y no van a soltarlo. Por ahora, poca movilizaci贸n y activaci贸n desmedida en redes sociales. Venezuela parece que ha retornado al orden. Con un oficialismo, de manera in茅dita, fragilizado por sus actores internos y con una costosa vuelta a las fronteras del Rubic贸n. Todos vuelven al orden trabado y asediado. Todos vuelven al orden precario, as铆 Venezuela se queda.


[fbcomments]

驴Te gust贸 la nota?

AUTORES