Durante la visita del presidente estadounidense, la cobertura mediática intentó insuflar un fanatismo que no se tradujo en las calles. Las frases “Volvemos al mundo”, “El fin del populismo en América Latina” se repitieron durante la visita. ¿Hacia dónde van las relaciones con Estados Unidos? ¿Volvemos a la era carnal? ¿Qué implicaría que "maduráramos en nuestra política exterior"? En tiempos de balance, Leandro Morgenfeld da respuestas y abre el debate.



Fotos: Prensa Casa Rosada y Embajada de EEUU en la Argentina

 

Pocas veces en la historia un presidente estadounidense viajó hasta el confín del continente durante su mandato. El primero fue Roosevelt, hace 80 años, y luego lo siguieron Eisenhower (1960), Bush (1990), Clinton (1997) y Bush jr. (2005). La historia de la relación bilateral indica que cada visita fue un intento de imprimir un giro y un impulso en los vínculos entre la Casa Blanca y la Rosada. El desembarco de Obama, tan celebrado por el macrismo y por la mayoría de las empresas periodísticas, intentó incidir no solamente en el plano local, sino también en toda América Latina, en un momento bisagra de su historia, cuando las crisis económicas y políticas amenazan con una restauración conservadora. Pasada la euforia y la embriaguez de la Obamanía, es tiempo de empezar a hacer un balance. ¿Qué nos deja la visita en términos políticos, económicos, ideológicos, en materia de derechos humanos, seguridad y narcotráfico?

 

Desde el punto de vista geopolítico, la gira de Obama por Cuba y Argentina se inscribe en la vieja estrategia de Estados Unidos de sostener la hegemonía en su patio trasero, procurando alejar a las potencias extrahemisféricas (Gran Bretaña, la Unión Soviética, China, según el período) y a la vez impulsar la fragmentación regional, respondiendo a la máxima de divide y reinarás (o sea, boicotear la concreción del ideal bolivariano de una Patria Grande). A principios del siglo XXI, Nuestra América avanzó en formas inéditas de coordinación política, como la UNASUR y la CELAC, y de integración alternativa, como el ALBA. Obama intentó, cuando asumió en 2009, reimpulsar las relaciones interamericanas, luego del repudio que había cosechado Bush y del fracaso del ALCA. Sin embargo, se mantuvieron las acciones injerencistas, hubo golpes en Honduras y Paraguay, desestabilizaciones contra gobiernos no alineados (Bolivia, Venezuela, Ecuador), incremento de bases militares de nuevo tipo y un asedio a los mal llamados populismos latinoamericanos. En su segundo mandato, procuró restablecer el dominio, aprovechando que la crisis económica internacional afectó a la región por la caída de los precios de bienes agromineros y que la muerte de Chávez ralentizó la integración alternativa que impulsaba el eje bolivariano. Aunque pasó algo inadvertida, la reivindicación que el presidente Mauricio Macri y Obama hicieron el miércoles en Buenos Aires de la Organización de Estados Americanos, desplazada en los últimos años, es sintomática de los objetivos geoestratégicos estadounidenses. Los asuntos locales ya no deberían abordarse en la sede de la UNASUR, en Quito, sino en la de la OEA, en Washington, a escasos metros de la Casa Blanca.

 Obama_BA_2_caja

La visita de Obama a La Habana pretendió dar por superado uno de los puntos más cuestionados a nivel internacional de la política exterior estadounidense en el último medio siglo. “Terminó la Guerra Fría”, ahora sí se va a cumplir la profecía de Francis Fukuyama del fin de la historia, machacan desde las cadenas de televisión y los diarios hegemónicos. La extensión del periplo hacia Buenos Aires, por su parte, buscó empoderar a la nueva derecha continental: Macri sería el ejemplo de que se puede llevar al poder, a través de las urnas y en un país propenso al populismo, a un presidente neoliberal. Los siguientes serían Aécio Neves en Brasil y Henrique Capriles, en Venezuela. Más allá de lo esperable, sobreabundaron los gestos de apoyo al líder del PRO por parte del mandamás estadounidense.

 

En el plano económico, si bien no hubo grandes anuncios –apenas un convenio para desregular aún más el comercio bilateral-, sí se expresaron claramente cuáles serán las nuevas orientaciones. Obama celebró el acuerdo (más parecido a una capitulación) con los fondos buitre y ambos gobiernos blanquearon las conversaciones para avanzar en un acuerdo de libre comercio. O sea, Argentina debería incorporarse al recientemente firmado Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, en inglés), arrastrando al Mercosur hacia una fórmula aperturista que el Estado argentina había rechazado en Mar del Plata, cuando se enterró al ALCA. Esa orientación, tan funcional a las grandes trasnacionales estadounidenses (y aplaudida en el acto que la AmCham -Cámara de Comercio estadounidense en Argentina- montó en la Rural, al que finalmente Obama no asistió para evitar un escrache similar al que sufrió Clinton en 1997 en ese escenario) reubicaría al país en una tradición de desindustrialización, reducción del mercado interno, concentración y extranjerización de la economía, mayor dependencia, pauperización social y menores derechos para los trabajadores. Argentina vuelve a endeudarse (12.500 millones de dólares para los buitres que la ONU rechazó hace pocos meses), a abrirse a las inversiones extranjeras (disminución de las retenciones a las mineras, facilidades para girar utilidades, reducción de los salarios reales tras la devaluación, menor participación estatal en la economía), reingresar en la órbita del FMI y focalizar su inserción internacional en la apertura de mercados para el reducido grupo agrominero exportador. En síntesis, la tan mentada “vuelta al mundo” no es más que la vuelta a la aceptación plena del status quo económico internacional. Neoliberalismo reloaded.

 Obama_BA_1_der

En términos de seguridad y defensa también hubo novedades. Los brutales atentados en Bélgica por parte del Estado Islámico, tan funcionales al aparato militar-industrial que comanda el Pentágono, reintrodujeron la idea de que Estados Unidos debe ser el gendarme planetario que nos cuide a todos (o a la civilización occidental, al menos). Pocos recuerdan que estos grupos terroristas fueron fogoneados y financiados por Estados Unidos para desestabilizar Siria y Medio Oriente, como reconoció recientemente Hillary Clinton (“nos equivocamos de amigos”). En términos concretos, la tan mentada lucha contra el narcotráfico se empieza a traducir en la vuelta de la DEA a la Argentina y en que el Pentágono imparta nuevos cursos de entrenamiento (y ¿adoctrinamiento?) a las fuerzas armadas y de seguridad locales. La “cooperación” a la que alude la ministra Patricia Bullrich es un eufemismo para señalar que cederemos soberanía en función de una “guerra contra las drogas” que viene fracasando en todo el continente hace varias décadas. ¿O suponemos que la Argentina va a participar en operativos para evitar que las drogas duras que exporta los narcos entren en Estados Unidos? De esa frontera-colador (casi) nadie habla.

 Obama_BA_4_caja

En términos simbólicos e ideológicos, el balance es más complejo. Si nos dejamos llevar por la cobertura mediática, parece que la Argentina se transformó en días, del país más anti-estadounidense del mundo al más pro-yanqui. El nivel de sumisión, embelesamiento, chupamedismo, cipayismo, rastrerismo, obsecuencia y lamebotismo de noteros y periodistas no necesariamente hay que tomarlo como el termómetro del humor social. Por supuesto que Obama no es Bush. Carismático, locuaz y culto, sabe encandilar a las audiencias, como bien mostró en la Usina del Arte. Sin embargo, y a diferencia de lo que ocurrió en otras visitas, tampoco logró movilizar simpatizantes. Salvo unas decenas de curiosos, que TN mostró en “cadena nacional”, no hubo muestras masivas de apoyo. Al cuestionado acto en el Parque de la Memoria, no asistieron ni las Madres, ni las Abuelas, ni los HIJOS, ni los Familiares, ni tampoco simpatizantes del PRO. En contraste, las marchas en todo el país, a 40 años del Golpe, fueron contundentes. La Plaza de Mayo fue desbordada por cientos de miles de manifestantes, como nunca antes. Hubo encendidas críticas al rol de Estados Unidos durante la dictadura, y también a las formas actuales de injerencismo y a la violación de los derechos humanos por parte de Estados Unidos (Estela Carlotto mencionó específicamente la cárcel de Guantánamo).

 Obama_BA_3_der

Justamente la llegada de Obama en una fecha tan poco feliz, que suscitó numerosos debates y críticas, logró lo más positivo, el anuncio de la desclasificación de archivos militares y de inteligencia de Estados Unidos sobre la dictadura. Quienes trabajen con esos documentos, podrán conocer más exactamente el Plan Cóndor, el rol de la Escuela de las Américas, la cobertura diplomática de los dictadores y los vínculos con civiles y militares locales. También, quizás, se aporte información para avanzar en los juicios a los represores. La esperada autocrítica de Obama, que no fue tal, buscó limpiar la imagen de Estados Unidos e impulsarlo como el gran defensor de los derechos humanos en la actualidad (a pesar de los asesinatos selectivos con drones, de la legalización de la tortura, del espionaje masivo contra ciudadanos y gobiernos a través de la Agencia de Seguridad Nacional, conocida por sus siglas en inglés como NSA), y erigir a Macri como el baluarte regional del uso instrumental de ese tema tan sentible (pensado para atacar a gobiernos no alineados, como el venezolano o el cubano, pero no al de Honduras, a pesar, por ejemplo del reciente asesinato de la dirigente campesina Berta Cáceres). Más allá de la ofensiva ideológica y mediática continental, las calles argentinas, donde se expresan también las correlaciones de fuerzas sociales, mostraron que la utilización de los derechos humanos para reinstalar una agenda conservadora en el continente no calaron en la Argentina.

 Obama_BA_5_izq

En su raid mediático, el flamante embajador argentino en Washington, Martín Lousteau, insiste con una metáfora atractiva. Históricamente hemos tenido relaciones adolescentes con Estados Unidos. Pasamos del amor en los noventa (las célebres relaciones carnales del canciller Guido Di Tella) a una sobreactuación setentista durante el kirchnerismo, que potenció la histórica propensión a la desmesura de nuestra política exterior. Macri vendría a colocar las cosas en su justo medio, impulsando una relación madura y previsible (política de Estado) con Estados Unidos. Suena bonito, sí, pero no se condice con la realidad. Lo que nos deja esta gira de Obama, en los aspectos materiales, pero también simbólicos, es un realineamiento más cercano al que impulsó Menem hace un cuarto de siglo. Claro que la vuelta al redil de Washington se instrumenta con dosis cuidadas de marketing. Hubo debate en el gabinete y entre los asesores de Macri: ir o no ir a jugar al golf con Obama en Bariloche. Primó lo segundo, para evitar una foto como la de Menem con Bush en la cancha de tenis de la Quinta de Olivos o con Clinton haciendo unos hoyos en las inmediaciones del Nahuel Huapi. Hubiera sido una imagen demasiado indigerible para un 24 de marzo. La vuelta a las relaciones carnales esta vez está presentada (“vendida”, diría Durán Barba) como una vuelta el mundo: salgamos de la adolescencia, maduremos, mostrémonos previsibles, seamos realistas y aceptemos nuestro destino periférico.

 Obama_BA_6_der

Este pretendido realineamiento de Nuestra América, cerrando el ciclo de insubordinación popular que se inició hace algunos años, tuvo su gran puesta en escena en Buenos Aires. La apuesta de la Casa Blanca es transformar a la Argentina, que tantas veces dificultó sus proyectos hegemónicos a nivel continental, en el inesperado aliado que legitime el avance de las derechas vernáculas. Obama lo señaló hasta el cansancio: Macri es el líder de la nueva era, el ejemplo a imitar. Un Caballo de Troya para el Mercosur, la UNASUR y la CELAC. El abanderado de la vuelta al pasado sumiso, revestido de futuro promisorio. Pero, no hay que olvidarlo, el ciclo de subordinación que implantó Menem terminó en la crisis y la rebelión de 2001. El Consenso de Washington en América Latina se estrelló contra múltiples levantamientos populares. ¿Hacia dónde irán las relaciones con Estados Unidos? Esto no depende solamente de las intenciones de Obamacri, sino de la correlación de fuerzas sociales. Si la puesta en escena mediática del 23 de marzo muestra un realineamiento casi sin fisuras, las masivas movilizaciones del 24 indican que hay que evitar las conclusiones apresuradas y mecánicas sobre los cambios en el mapa político local y regional.


¿Te gustó la nota?

Suscribite al boletín de Anfibia

AUTORES

LECTURAS RELACIONADAS